¡Atención! El WEBSITE utiliza archivos cookies propios y de terceros.

Los archivos cookies (en adelante, “COOKIES”) son archivos o ficheros físicos de información que se almacenan en el equipo informático del USUARIO inequívocamente asociados a dicho equipo y que permiten la recogida y recuperación de información referente a la navegación y uso del WEBSITE por parte del USUARIO. Saber más

Acepto

Oliveros, oliveras y talento ciudadano

El camino entre iniciativa e iniciativa es largo, y en Andalucía, caluroso. A nuestro paso recorremos tierras repletas de girasoles, olivares y gente amable y hospitalaria.

Es el caso de Puri y su familia, que nos reciben en la Hacienda La Boticaria, una casa de campo a las afueras de Marchena, que es nuestro alojamiento por un día. Allí la familia conserva a buen recaudo los utensilios de la abuela Emilia, la primera boticaria del pueblo y la que da nombre al lugar. Aunque de ella no ha heredado la profesión, Puri elabora el gazpacho como si de un medicamento se tratara, midiendo cuidadosamente las cantidades e incluyendo el toque de la casa, la hierbabuena. Los fogones en cambio, son territorio de Javier, su padre, que nos invita a compartir la cena con la familia antes de reanudar nuestro camino al día siguiente.


En Córdoba nuestros anfitriones son Javier y Magda, miembros de Colaborativa.eu, una agencia de diseño, tecnología y acción social que lleva seis años trabajando sobre la ciudad. En las naves del antiguo hospital militar conocemos uno de sus proyectos: Disponible en Córdoba, un censo de los espacios públicos abandonados de la ciudad. El objetivo es, en palabras de Javier, "que la ciudadanía sepa qué espacios públicos están abandonados para que pueda movilizarse y reclamarlos". Las naves que nos rodean son uno de esos espacios en desuso que con una modesta inversión pueden acoger, como ellos proponen, las actividades de la industria creativo-cultural de la ciudad. Al mismo tiempo, coinciden en subrayar el potencial de esta industria, que sobrevive a pesar de la indiferencia de las instituciones. 



A menudo son éstas las que tratan de encontrar y fomentar el activo principal de las ciudades. Unas lo encuentran en el patrimonio arquitectónico que conservan, otras en la industria que acogen y algunas otras en el talento de los y las ciudadanas que la habitan. En tierra de olivos y aceite, Javier y Magda trabajan por visibilizar este último activo. Una cuadrilla de oliveros y oliveras como ellas, es lo que a veces necesitan nuestras ciudades, para varear al sol sus barrios y extraer delicadamente el talento ciudadano que atesoran.

¿Por qué #Donostia2016?
Music Box Festibala: I remember you

Artículos relacionados