¡Atención! El WEBSITE utiliza archivos cookies propios y de terceros.

Los archivos cookies (en adelante, “COOKIES”) son archivos o ficheros físicos de información que se almacenan en el equipo informático del USUARIO inequívocamente asociados a dicho equipo y que permiten la recogida y recuperación de información referente a la navegación y uso del WEBSITE por parte del USUARIO. Saber más

Acepto

Serbia: escuela de revolucionarios, revolucionarias y festivales

Cruzamos a la otra orilla del Danubio. Dejamos atrás las tierras del banato rumano, una región que pone de manifiesto que las fronteras son pura invención. El banato, una región histórica de estas llanuras centroeuropeas, es una vez más un cóctel de gentes que se asientan y viven entre esas líneas que marcan los estados como sus territorios, pero que al hablar, al vivir, al jugar, al estudiar, al trabajar, al casarse, al amarse o al comerciar, se mezclan de un lado y de otro. Hablan su lengua y la del vecino. O la de sus abuelas. Así, en Berzasca (Rumanía) nos encontramos comunidades checas, alemanas, rumanas, serbias… O en Serbia nos encontramos en aldeas enteras cuyos antepasados y antepasadas eran húngaras y siguen hablando en esta lengua.


El vídeo: Resumen del primer mes y los primeros mil kilómetros a través de Rumanía de nuestra ruta.


Belgrado nos recibe con sus músicos callejeros, submundos de cafeterías para ciclistas, y bares que son librerías y bibliotecas de discos de vinilo. Novi Sad con el mayor festival de música de Europa, donde jóvenes con todo tipo de titulaciones universitarias y postgrados conviven en un país con el estigma de las guerras recientes y una tasa de paro juvenil que supera el 50%.


En la capital serbia hemos cerrado una cita con Srdja Popovic, que con 19 años quería poder escuchar a sus grupos de rock favoritos en libertad y no podía. Así que mediante el humor y la música, terminó sembrando el germen del movimiento estudiantil que de forma pacífica derrocó a Slobodan Milosevic. Ahora tiene 43 años, un hijo de 2 y ha creado un instituto para formar a revolucionarios, revolucionarias y movimientos sociales pacíficos alrededor del mundo que quieren promover cambios en su comunidad y sociedad. Pero esa es una historia para otro día. Ahora, disfrutemos de Serbia.

Music Box Festibala: I remember you
Extra de cultura para este verano

Artículos relacionados