¡Atención! El WEBSITE utiliza archivos cookies propios y de terceros.

Los archivos cookies (en adelante, “COOKIES”) son archivos o ficheros físicos de información que se almacenan en el equipo informático del USUARIO inequívocamente asociados a dicho equipo y que permiten la recogida y recuperación de información referente a la navegación y uso del WEBSITE por parte del USUARIO. Saber más

Acepto
18-05-2017

El informe de evaluación valora que la Capitalidad ha sido “innovadora, arriesgada y valiente” pese al contexto de crisis

La evaluación, realizada por organizaciones independientes, destaca que San Sebastián 2016 ha cumplido sus objetivos

El informe afirma que DSS2016EU ha superado el reto de la materialización, “a pesar del cúmulo de dificultades”

La Capitalidad se ha desarrollado en un contexto complejo y se ha visto afectado por una crisis económica que dejó su presupuesto estimado inicialmente en la mitad.

Informe ejecutivo de Evaluación

La evaluación independiente de San Sebastián 2016, un aspecto al que la Comisión Europea otorga suma importancia en su programa de capitales europeas de la cultura (ECOCs), concede una “valoración positiva” en términos generales, una estimación que especifica como “innovadora, arriesgada y valiente”, a pesar del “cúmulo de dificultades” con los que se ha tenido que enfrentar durante su desarrollo.
La evaluación transversal de San Sebastián 2016, realizada por la consultora LKS y la firma Prospektiker, con la implicación de la Universidad del País Vasco UPV / EHU y la Universidad de Mondragón (MU), mide el grado de cumplimiento de los objetivos de la Fundación, recogidos en el plan estratégico, aprobado en diciembre de 2013..
Además, el departamento de Evaluación de la Capitalidad ha coordinado el análisis independiente de 28 proyectos y otros aspectos del programa cultural, realizado por 14 entidades independientes, entre ellas 5 departamentos universitarios, obedeciendo a la importancia que la Comisión Europea y la propia Fundación San Sebastián 2016 han otorgado a la evaluación, como una manera de obtener aprendizajes para el futuro.
La suma del análisis global y de las mediciones de aspectos más concretos del programa, con un coste del 0,71% del presupuesto de la Capitalidad, constituye el cuerpo de los datos, análisis y conclusiones que conforman la Evaluación.
Las entidades evaluadoras han empleado diversas técnicas de investigación para la obtención de la información. Entre otras, la recopilación documental, las encuestas a pie de calle y observaciones en eventos seleccionados. En la evaluación sobre los objetivos de la Fundación San Sebastián 2016, la obtención de datos se realizó en tres fases: una fase ex ante, que sirvió para obtener una imagen de la situación antes del comienzo de la Capitalidad; una segunda durante la celebración; y una tercera tras la clausura, basada en la realizada en la fase ex-ante para intentar comparar la imagen al finalizar el año con la obtenida durante el año 2015.
Las conclusiones obtenidas tras el análisis de estos datos destacan el contexto adverso al que se ha tenido que enfrentar la Capitalidad durante su desarrollo y ejecución. Este contexto de “crisis económica profunda” incluye la reducción a apenas la mitad de un presupuesto que se estimó en 89 millones de euros cuando se lanzó la candidatura de San Sebastián y que se vio reducido a los 49 millones durante su ejecución. Según el informe, “las condiciones de gestación de la idea y de materialización difieren sustancialmente”.


Intangibles
El hecho de que buena parte del núcleo del proyecto de San Sebastián 2016 haya estado basado en intangibles ha supuesto una dificultad en el proceso de evaluación, según las organizaciones evaluadoras, ya que conlleva una dificultad en la medición a corto plazo de “factores asociados a los cambios de los valores cívicos”. Los evaluadores añaden que “los eventos diseñados han sido, en general, exigentes con el espectador”, ya que “en muchos de ellos se pretendía la participación y en la práctica totalidad era precisa la implicación emocional”.
La evaluación ha constatado una influencia positiva en los valores evaluados y en aspectos centrales de la Capitalidad entre las personas asistentes. Además, ha observado una diferencia significativa entre la percepción de las personas que han asistido y las que no lo han hecho. Una diferencia que es “más evidente entre los agentes” y que se manifiesta con valoraciones sensiblemente más positivas entre quienes participaron en las diversas actividades programadas por San Sebastián 2016.
Uno de los “elementos más positivamente valorados” ha sido la colaboración entre los propios agentes culturales que han participado. Este aspecto sobre el aprendizaje de trabajar juntos, esencial en el planteamiento de la Capitalidad, es común a la práctica totalidad de los contenidos del programa “Cultura para convivir” y se considera en el informe como “importante” para el futuro, aunque no se haya trasladado a todo el sector cultural.


Aprendizajes
El informe de evaluación señala algunos aspectos susceptibles de ofrecer aprendizajes en la ejecución de proyectos culturales. Entre otros, la gestión de las expectativas, un riesgo ya señalado en el plan estratégico de San Sebastián 2016 y que el informe ubica, sobre todo, en lo relativo a “facturación, desarrollo de nuevas estrategias, innovación en el modelo de negocio y generación de actividad”.
Un proyecto de estas dimensiones implica a gran cantidad de agentes culturales, más de 3.000 en el caso de San Sebastián 2016. Sin embargo, la imposibilidad de embarcar a todo el sector provocó que en el colectivo de agentes que no han participado en la Capitalidad se percibiera “falta de comunicación e información” e incluso desatención de algunas propuestas, por lo que en ocasiones “se ha acabado sintiendo al margen de un proyecto” en el que inicialmente percibía que podrían participar.
Entre los aspectos de mejora, el informe también menciona “la estabilidad en la estructura de gestión de la Fundación”, así como la ausencia de un plan de legado público en el momento de redactar el informe que permita “aprovechar los inputs positivos derivados del proceso: dinamización de redes generadas, financiación de proyectos en marcha y aplicación de aprendizajes entre otros”.
El plan de legado de San Sebastián 2016 será presentado próximamente.


Sobre la evaluación
Un total de 14 entidades y cinco departamentos universitarios de las Universidades del País Vasco, Deusto y Mondragón han participado en la elaboración de los diversos informes de evaluación, que incluyen la valoración de los objetivos de la propia Capitalidad como proyecto, así como varios proyectos concretos y otros aspectos del programa de San Sebastián 2016.
Estas evaluaciones parciales incluyen las mediciones y valoraciones de proyectos como “Sueño de una noche de verano”, “Sin adiós” o la propia exposición “Cuadernos de bitácora” que dio un repaso a toda la Capitalidad por medio de entrevistas a más de 100 personas que tuvieron relación directa o indirecta con San Sebastián 2016.

 

CONCLUSIONES DE OTRAS MEDICIONES

A continuación, las conclusiones de una selección de informes de evaluación de proyectos concretos del programa de San Sebastián 2016. Todos los informes estarán accesibles en la web de San Sebastián 2016 desde hoy.

Sin adiós
En el ámbito de la Convivencia la Capitalidad ha realizado una aportación reconocida por instituciones y organizaciones especializadas. La incidencia de San Sebastián 2016 en este campo fue muy importante, incluso desde el punto de vista presupuestario, con una apuesta mayor de lo inicialmente proyectado.
En lo relativo al proyecto “Sin adiós”, se recogieron las expectativas de familiares de las víctimas mediante un protocolo de preguntas abiertas antes de los eventos. Tras la celebración del mismo, se les volvía a pasar otro protocolo de preguntas abiertas para conocer sus impresiones sobre la actividad y la valoración de todo el proceso.
Según el análisis de los datos obtenidos, el proyecto ha roto con la imagen estereotipada de las víctimas (únicamente reconocidas por su victimización, aisladas del resto de sus parcelas de vida y humanidad compartida). Además, el proyecto ha permitido ampliar la inteligibilidad del sufrimiento y el compromiso con los Derechos Humanos más allá de las imágenes estereotipadas tradicionales y las disputas sobre la memoria de esas personas.


Olas de energía / Ardora
La participación también ha sido un elemento bien valorado en la Capitalidad en su globalidad. Dentro de este campo destacan las iniciativas de Olas de energía y el consejo ciudadano Ardora. Según la evaluación de este aspecto, en lo relativo a la aplicabilidad del modelo de Olas a otras actividades culturales, casi un 40% de las personas lo valora con más de un 8 sobre 10, con una media de 7,21 (7,96 receptores de ayudas, 6,9 no receptores).
La evaluación de Ardora muestra consenso en que el consejo ciudadano refleja varios de los valores de DSS2016EU, así como respecto a su valor pedagógico en lo relativo a la reflexión colectiva y la participación de la ciudadanía en los espacios de toma de decisiones.


Diversidad lingüística
San Sebastián 2016 ha hecho una apuesta por trabajar la diversidad desde sus distintas vertientes, entre ellas la cuestión de la diversidad lingüística mediante proyectos como el Foro Europeo de la Diversidad Lingüística o el Protocolo para la Garantía de los Derechos Lingüísticos.
La evaluación muestra que los proyectos de este campo se han valorado de una forma muy positiva, con un 8,1 de valoración media. Además, el informe recoge que existe una percepción de que San Sebastián se ha convertido en referencia en el campo del desarrollo lingüístico.
Además, la evaluación de este aspecto apunta a que hacer sentir que se es parte del movimiento internacional en favor de las lenguas minorizadas y comprobar que el euskera puede ser un referente para otras lenguas han sido motivos importantes para fortalecer la autoestima y la motivación.


Clausura
La exposición “Cuadernos de bitácora” fue un contenido principal de la programación de clausura de San Sebastián 2016. Un proyecto que en sí mismo constituía un repaso de la Capitalidad a través de más de 100 entrevistas con personas directa o indirectamente relacionadas.
La evaluación muestra que esta exposición fue un éxito. La valoración global otorgada a la Capitalidad en la evaluación de este proyecto fue de un 7,3 sobre 10, con un nivel de satisfacción de la experiencia vivida de un 7,6 sobre 10. La valoración otorgada a la exposición fue de un 6,9 puntos sobre 10. El 81% de las personas encuestadas afirmó haber comprendido mejor el desarrollo del proyecto.